• Bienestar Colbun

Resumen charla N°2 con Lidera Mujer


En el contexto de nuestra Campaña por la Equidad de Género, Tarea de Todos, el pasado miércoles 24 de marzo llevamos a cabo nuestro conversatorio "Herramientas para el autocuidado en tiempos de corresponsabilidad" con la expositora Soledad Candia, Directora de Lidera Mujer.


Como sabemos lo importante que es para tu bienestar biopsicosocial y familiar aprender sobre las temáticas que se expusieron en el conversatorio, hemos preparado para ti un resumen de los principales aspectos expuestos durante la jornada.


El conversatorio se dividió en las siguientes 3 temáticas que desarrollaremos a continuación:



1. Contexto y factores de riesgo laboral



El contexto en el que se desarrolla la charla corresponde al mes de la mujer, desde donde como bienestar nos encontramos desarrollando durante todo marzo nuestra campaña por la Equidad de Género.


Si deseas conocer más acerca de qué se conmemora en el día de la mujer y los avances que ha alcanzado Chile, puedes revisar nuestro resumen completo de la Charla N°1 con Lidera Mujer en el siguiente link:

https://bienestarcolbunyfi.wixsite.com/blogcalidaddevida/post/resumen-charla-n%C2%BA1-con-lidera-mujer



Contexto actual de la mujer multitarea


La pandemia dejó de manifiesto las desigualdades que viven las mujeres, siendo así como se confirmó que son ellas quienes asumen mayoritariamente la responsabilidad en cuanto a las labores domésticas y de cuidado. Algunas cifras muestran que en Chile, las mujeres destinan en promedio 3 horas más que los hombres cada día a realizar labores domésticas y de cuidados. Siendo así cómo, esta brecha es mayor durante los días de semana. Ahora bien, esta mayor dedicación de ellas a las labores de la casa, también ocurre durante los fines de semana. Es por esto, que la gran mayoría de las mujeres se ve sobrecargada de trabajo, a pesar de que destinan menos tiempo que los hombres al trabajo remunerado (ENUT, 2015).




Aspectos del empoderamiento en la mujer



La Organizaciones de las Naciones Unidas ONU reconoce 4 aspectos del empoderamiento de la mujer que tienen por finalidad superar las brechas que existen en materia de género, siendo estos:

1. Tener: Refiere al poder de acceso a lo económico, incluyendo en este aspecto ámbitos relacionados al acceso a una mejor salud, crédito, información y formación.


2. Saber y saber hacer: Refiere al poder de aplicar y traducir los conocimiento en acciones - recursos.


3. Querer: Refiere al poder interior como fuerza psicológica o espiritual, que permea la imagen de sí misma, considerando la capacidad y voluntad de elección sobre el futuro.


4. Poder: Refiere a la toma de decisiones, asumir responsabilidades, ser libre de sus propios actos y utilizar los propios recursos.



2. ¿Por qué la mujer y la doble presencia?



Considerar la Equidad de género y la corresponsabilidad como un factor clave al interior de las organizaciones responde a la mayor sobrecarga que enfrenta la mujer al tener que conciliar trabajo y familia, lo cual implica que se vea deteriorada su salud física y emocional, aumentando a su vez los índices de ausentismo laboral.


En cuanto a esto, según datos de la OMS 450 millones de personas a nivel mundial padecen un trastorno de salud mental y se estima que en los países desarrollados un 45% del ausentismo laboral se debe a enfermedades de salud mental.


Junto con esto, según el Centro de Estudios Longitudinales de la UC, durante el 2020 el 63,3% de las mujeres declaró sentirse constantemente agobiada y en tensión, en comparación al 46,3% de los hombres que declaró sentirse así. Por su parte, el 77,1 % de las mujeres declaró haber experimentado problemas de salud mental durante la pandemia.


Por otro lado, en temas de doble presencia, según fuentes de Comunidad Mujer en el 2019 el 71,7% del trabajo no remunerado fue realizado por mujeres y el 38% de los hombres dedicó 0 horas a las tareas domésticas. Junto con esto, el 71% de los hombres no destino ninguna hora al apoyo escolar de sus hijos y las mujeres dedican 8 horas al cuidado de los niños.


Ahora bien, cómo enfrentar la posibilidad de verse expuesta a factores de riesgos psicosociales es una consideración importante para tener en cuenta, ya que a diferencia de las enfermedades físicas, las enfermedades de salud mental producto del desgaste no presentan a primera vista signos visibles de su padecimiento.



¿En qué ámbitos afecta el desgaste y se manifiestan los riesgos psicosociales?



Cognitivos: Viéndose reflejado en la memoria, la percepción, la creatividad y seguridad.

Emocionales: Con ansiedad, depresión, mala alimentación y apatía.

Fisiológicos: Manifestándose dolores, tensión y mareos.

Conductuales: Con la presencia de sueño, explosiones, abuso de alcohol y/o drogas.

Por su parte, no son solo estos factores los que inciden en el desgaste emocional, también elementos como los sesgos o estereotipos de género sólo acentúan su manifestación, muchas veces invisibilizando la violencia y la sobrecarga que vivencia la mujer.


Para que conozcas un ejemplo concreto sobre dichas manifestaciones, te dejamos un video que nos compartió Lidera Mujer:

https://www.youtube.com/watch?v=7HRU3nyfovc


Junto con lo anterior, la baja participación en materia de corresponsabilidad también es un factor que inciden en el desgaste que enfrentan las mujeres.



¿Qué es la corresponsabilidad?


Cuando hablamos de corresponsabilidad, nos referimos al reparto de las tareas domésticas y responsabilidades familiares entre miembros de un hogar: pareja, hijos, hijas u otras personas que convivan en el mismo techo.


La corresponsabilidad o el reparto de responsabilidades es la distribución equilibrada dentro del hogar de las tareas domésticas, su organización y el cuidado, la educación y el afecto de personas dependientes, con el fin de distribuir justamente los tiempos de vida de mujeres y hombres. Es compartir en igualdad no sólo las tareas domésticas sino también las responsabilidades familiares.


Frente a lo anterior, avanzar en materia de equidad de género implica ser conscientes de nuestra mayor participación en el ámbito de la corresponsabilidad, esto con la finalidad de asumir la responsabilidad sobre que reducir las brechas de género y las inequidades a las que se ven expuestas las mujeres es tarea de todos.




3. Buenas prácticas para el autocuidado, del discurso a la acción



Consejos para avanzar en corresponsabilidad


  • La corresponsabilidad significa repartir las responsabilidades de las tareas y la organización del cuidado de manera equilibrada entre los integrantes del hogar.

  • Ampliar la red de apoyo para cuidar, es buscar a otros familiares que no están apoyando, y motivarlos a participar de las responsabilidad del cuidado.

  • Considerar la edad de los integrantes de la familia para la asignación de tareas domésticas.

  • Considerar las responsabilidades laborales, actividades, afinidad y gustos de cada uno.

  • Se pueden pactar alternancias en las tareas.

  • Hombres y mujeres podemos enseñar a los otros a hacer alguna tarea.

  • Para implicar a otros, hay que aprender a delegar, transmitiendo la idea que ciertas actitudes tradicionalmente consideradas como masculinas y femeninas pueden ser asumidas por un género o por otro.


Acciones de autocuidado para prevenir el desgaste:


  • Realizar actividad física de manera planificada y constante

  • Mejorar hábitos alimenticios

  • Manejo del estrés

  • Control y uso de medicamentos

  • Recreación y manejo del tiempo libre

  • Dialogar sobre lo que nos está pasando

  • Realizar ejercicios de meditación


¿Cómo utilizar la cultura organizacional como un factor protector?



  • Cómo equipo y líderes de equipos es un factor clave el reconocimiento de las demandas familiares y sociales de todas las personas.

  • Siendo flexibles a la adaptación en escenarios cambiantes.

  • Formación de equipos colaborativos.

  • Valorar la diversidad y la sororidad.







Fuentes utilizadas


https://www.chilecuida.gob.cl/wp-content/uploads/2017/12/Guia-Corresponsabilidad-en-el-cuidado_mayo18.pdf













10 vistas0 comentarios